RELACIONES ENTRE HERMANOS

hermanos

LAS RELACIONES ENTRE HERMANOS
Para abordar este tema, se comienza por analizar las características diferenciales de la interacción entre hermanos comparandolas con otras relaciones que establecen como por ejemplo con los padres o con sus iguales.
La primera diferencia se refiere a la existente en relación con sus padres en la que éstos últimos ya estan socializados y son sensibles a los estímulos provenientes de sus hijos, mientras que la interacción difiere con la que se establece con un hermano recien nacido pre-adaptado socialmente, donde el hermano mayor no es tan sensible a los estímulos del nuevo integranbte de la familia.
Se nos subraya además la ambivalencia de la interacción entre hermanos, que aun cuando con los padres suele surgir a mediano o largo plazo, entre hermanos se dá de manera precoz.
Y finalmente, la interacción entre hermanos no tiene precisamente una función de supervivencia a diferencia de la que se relaciona propiamente con los padres.
Por otra parte, se analizan también las diferencias con relación a la interacción establecida entre hermanos y entre el niño y sus iguales.
Primeramente, entre iguales, tienen la ventaja de elegirse mutuamente y entre hermanos la relación es impuesta. Además, en ocasiones la diferencia de edades suele ser considerable entre hermanos, y entre iguales se observa mayor simetría, lo que influirá en las relaciones que establezcan. Sin embargo, las interaciiones entre hermanos tienen un carácter de mayor continuidad.
Por otra parte, se consideran aspectos que se encuentran en las relaciones fraternas relacionados con hechos y contenidos importantes en el proceso de desarrollo psicológico. Al hermano se le ve como compañero de juego, modelo de imitación, compañero de experiencias significativas, con quien se establecen vínculos afectivos manifestados en comportamientos de apoyo, ayuda, compañía, etc., como también fuente de conflicto horizontal que se establece cuando la diferencia de edad entre ellos es muy corta o vertical, cuando la diferencia es larga.
Sin embargo, factores como la reducción del tamaño de la familia, los lapsos de vida más largos, el divorcio, la insuficiencia parental y la incorporación de la madre al trabajo fuera de casa, pueden contribuir a la intensificación de la relación entre hermanos y a su vez al incremento de la influencia en los procesos de desarrollo psicológico.
Considerando la perspectiva estructural del grupo de hermanos, se observa que el hecho de que haya diferencia de edad de más de tres años entre ellos, ser de sexo diferente a los demás del grupo o pertencer a una familia con tan solo tres integrantes, parece garantizar mayor calidad de interacción y de atención por parte de los padres hacia los hijos.
Por otro lado, se considera erróneo el supuesto de que el ambiente familiar es idéntico para todos los hermanos, ya que cada integrante es diferente y así, interiorizan de manera diferente las experiencias a lo largo de su vida.
El que difieran las interacciones entre hermanos tiene que ver con el temperamento de los niños, las actitudes educativas de los padres e incluso por el papel que se desempeña dentro de la familia sobre todo en las numerosas.
Considerando al grupo familiar desde un enfoque sistémico, la familia es un sistema complejo en movimiento formado por dos subsistemas: el parental y el fraterno; de ésta manera, se considera que ser hermano es ejercer un papel determinado en la interacción tanto intra como inter subsistemas.
Analizando las interacciones intrasubsistemas, se reconoce primordialmente el carácter de continuidad entre los hermanos, aun considerando que ya hayan abandonado el hogar paterno. Sin embargo, el primer acontecimiento significativo relativo a la interacción fraterna es el destronamiento, refiriéndose al nacimiento del segundo hijo y cómo es que impactará en el primogénito. Considernado este hecho se observa que al cumplir el segundo hermano entre tres y cuatro años, se comienzan a establecer las interacciones entre ellos siendo generalmente de rivalidad, para que se conviertan en cooperativas tendran que estar entre las edades de seis y doce años, aunque éstas suelen decrecer entre los once y los diecisiete considerando las interacciones que establecen con los amigos. Ya en la edad adulta, las relaciones entre hermanos se hacen más voluntarias aunque pueden surgir nuevamente situaciones de rivalidad pero también comportamientos solidarios y de apoyo mutuo. Para la vejez, se nota una clara reactivación de las interacciones entre ellos donde se proveen apoyo emocional sin dejar por ellos de reconstruir relaciones de rivalidad.
Desde el punto de vista sistémico, se observa que los hermanos mayores, desde la edad de tres años, actúan como figuras de apego subsidiarias. La presencia del hermano mayor mitiga las reacciones del pequeñoen situaciones de miedo y facilita el comportamiento exploratorio del pequeño que se aleja más y por mayor tiempo de su madre.
El apoyo mutuo entre hermanos es potenciado por los terapeutas para equilibrar relaciones familiares conflictivas así como en los casos en que se ha de afrontar la insuficiencia parental.
Existen factores que contribuyen a que la relación fraterna se convierta conflictiva como lo es el temperamento activo, intensivo e inadaptable de alguno de los hermanos o el que uno de ellos presente alguna discapacidad o enfermedad que altere significativamente al hermano sano, aun cuando al de la discapacidad le favorezca la convivencia con el otro.
Por lo que toca a la relación intersubsistemas, se ha demostrado que la calidad de las relaciones dentro de la pareja se asocia de manera similar a la calidad de las relaciones entre hermanos.
Las relaciones positivas entre hermanos tienen que ver con la seguridad de apego establecida. También se considera que determinadas actitudes de los padres pueden contribuir en las relaciones de conflicto entre hermanos, sobre todo cuando el trato es marcadamente diferencial.
La interacción entre hermanos puede contribuir al desarrollo cognitivo y linguistico sobre todo cuando se establece un comportamiento cooperativo entre ellos y cuando existe la posibilidad de que el hermano mayor actúe como profesor y cuidador del pequeño.
Por lo que se refiere al desarrollo socio-emocional, se ha observado que el comportamiento agresivo del niño se asocia con la calidad de interacción con sus hermanos; suelen ser más agresivos los niños que reciben agresión por parte de sus hermanos.
Se mencionan ventajas y desventajas de ser hijo único, se considera que éste se pierde de las ventajas interactivas de las relaciones fraternas, entre ellas el de sisponer de un vínculo natural y significativo a lo largo de la vida. El riesgo más grande es el de la hiperprotección, que puede inhibir las interacciones necesarias para el proceso de desarrollo sano que le permita afrontar las exigencias contextules.
Por último, se sugiere fomentar la resolución de conflictos entre hermanos por ellos mismos, con la mínima intervención de los padres aún cuando en ocasiones serán los padres quienes faciliten procedimientos evitando que se instaure la agresividad como vía de solución. Es recomendable que los niños cuenten con figuras de apego subsidiarias entre los propios hermanos sin tener que presionar a los hermanos mayores con la delegación de funciones meramente parentales. No hay que olvidar que el juego es parte fundamental de la interación padre-hijos, pero sobre todo, tener en cuenta la posibilidad de utilizar al hermano mayor como marcador de la zona de desarrollo próximo, sobre todo cuando la diferencia de edad no es tan grande.

CONCLUSION
Hasta ahora es que me quito un peso de encima al reconocer la ambivalencia que se desprende de la relación entre hermanos, ya que así como tenía una erronea comprensión de lo que es una familia, lo era la de las relaciones fraternas, creyendo que deberían ser cordiales en todo momento, sin darme cuenta de la concepción tan rígida que tenía y de que más bien, como en cualquier otro sistema, el equilibrio de las relaciones es lo mas saludable. Rescato sobre todo la importancia de orientar a los padres en el sentido de que éstos valoren la importancia del papel que juegan en el desarrollo de sus hijos y como pueden utilizar diversas estrategias que fomenten la relación positiva entre hermanos y un mejor desarrollo psicológico de cada uno de ellos, considerando fortalecer el apego seguro y brindando las herramientas necesarias para que sus hijos aprendan a manejar los conflictos entre ellos que sin duda influirá en las relaciones que establezcan fuera del sistema familiar.

LA ESTIMULACIÓN COGNITIVA EN LAS INTERACCIONES PADRES-HIJOS
Para comenzar, se manifiesta que cada familia afectará de manera diferente a sus integrantes con respecto a su desarrollo psicológico.
En cuanto al desarrollo cognitivo, Rogoff, lo describe como un proceso de participación guiada a través de la implicación en las actividades cotidianas, de las rutinas diarias, a través de los productos culturales con los que se entra en contacto por medio de la familia o por otras instituciones, donde los niños se van apropiando de conocimiento desarrollando su capacidad cognitiva y sus procesos mentales. Es decir, las vías por las que se promueve el desarrollo cognitivo infantil parte de las interacciones en la familia, la participación de actividades dentro y fuera de ella y de la escolarización.
Los instrumentos de construcción del desarrollo cognitivo seran facilitados primordialmente por los padres, el buen funcionamiento de éstas herramientas dependerá de la previa existencia y selección de los contenidos así como del momento para la interacción. La selección está relacionada con la sensibilidad parental que se refiere a estimular de manera adecuada las necesidades y posibilidades que en cada momento el niño presenta, aunque esa sensibilidad se relaciona con la toma de decisiones respecto a cuando y cómo reiterar la información.
Es necesario además, establecer un balance entre exigencias y apoyos, ya que por un lado las exigencias han de retar a ir más allá de su competencia pero el apoyo sostiene las partes de la actividad que resultan inaccesibles, lo que Bruner llama andamiaje. La labor de levantar andamios supone mantener la iniciativa y el control de la interacción, reduciendo los grados de incertidumbre de la actuación que se demanda del niño a la vez que se simplifica y se redunda la información que se le aporta de distintos canales. Estos apoyos se prestan de manera temporal y se retiran en la medida en la que el niño va demostrando capacidad de desarrollar las funciones por sus propios medios.
Para describir el desarrollo cognitivo Piaget nos dice que es una sucesión de descentraciones, un desprendimiento progresivo de lo concreto; Vygotski lo entiende como la progresiva generalización y descontextualización de los instrumentos de mediación mientras que Bruner, lo caracteriza como la ganancia en distanciamiento y arbitrariedad con respecto al contexto espacio-temporal inmediato, una progresiva liberación de lo momentáneo.
Por lo tanto, los padres alientan el desarrollo cognitivo de sus hijos en la medida qen que les alientan a distanciarse del entorno inmediato. La participación cotidiana en situaciones de interacción en las que se promueve la descontextualización del presente inmediato, permite a los niños interiorizar los diálogos y apropiarse de éste modo de contemplar la realidad, trascendiéndola. Para esto, el tipo de distanciamiento más eficaz para promover el desarrollo cognitivo no será simepre el más alto, sino aquel que mejor asegure la transición entre el desarrollo ya conseguido y el desarrollo en cada momento posible.
Los aspectos relevantes en la estimulación del lenguaje tienen que ver con la adquisición del vocabulario, el desarrollo de la función autorreguladora y planificadora del mismo y el fomento de la capacidad de descontextualización. Es claro que los niños aprenden palabras en función del lenguaje al que estan expuestos, pero también influye la frecuencia con que se utilzan las palabras, su lugar en el contexto de las interacciones, la sensibilidad para captar los momentos adecuados y un grado de complejidad accesible.
La importancia en la adquisición del lenguaje no se limita a la comunicación con los demás sino sobre todo al diálogo con uno mismo, por ser la herramienta que permite organizar la acción antes de ejecutarla, planificar antes de actuar o evaluar las consecuencias de una acción antes de observar directamente los resultados. Todo esto resulta útil para el desarrollo de la conducta reflexiva y para evitar errores y fracasos ligados a la impulsividad.
Resulta pertinente considerar con respecto al lenguaje la diferencia entre código linguistico elaborado y el código restringido ya que no solo tiene que ver en términos de vocabulario o de contexto, sino además, respecto a su contenido por referencia a la dimensión concreto/abstracto. El código restringido se limita al aquí y ahora por lo que se tiende a utilizar criterios meramente funcionales y experienciales, mientras que el código elaborado no solo se refiere a contenidos del contexto presente sino que abarca lo ausente o hipotético facilitando la descontextualización fomentando a utilizar criterios o clasificaciones categoriales.
Por otra parte, los aspectos afectivos y emocionales influyen en la estimulación cognitiva de los niños. Las figuras de apego ocupan un lugar importante para establecer relaciones positivas con los niños que les brinden seguridad en sí mismos y en las relaciones con los demás. Durante el desarrollo cognitivo y psicológico del niño, éste se enfrentará tanto a éxitos como a fracasos y dependerá de la habilidad de los padres el que el niño lo supere y se sienta motivado a intentarlo de nuevo. Además, el estilo de socialización que utilizan los padres se relaciona con el rendimiento escolar de sus hijos.
Resulta de gran importancia considerar aspectos en torno a las familias que determinan que las interacciones padres-hijos influyan de manera diferente en el desarrollo cognitivo de los niños, entre ellos estan los determinantes culturales, el nivel educativo de los padres a la vez de las ideas que éstos tienen con respecto al desarrollo y educación de los niños, interviene además quien interactúe con el hijo, ya sea el padre o la madre.
Resulta conveniente considerar en el momento de la intervención, que no hay recetas simples que por sí mismas ofrezcan resultados deseables. Sin embargo si es preciso sugerir el dedicar tiempo a la tarea ya que si bien es cierto que lo importante es la calidad del tiempo que se les ofrece a los hijos es necesario garantizar que ese tiempo sea el suficiente para que esa calidad se asegure. Hay que considerar además el estimular una alianza afectiva y emocional que facilite la buena comunicación padres-hijos y favorezca su desarrollo integral, donde esta estimulación se debe adecuar a las características de cada niño para poder contemplar su propio ritmo, intereses y formas de aprender. Otro aspecto es el sentimiento de competencia de los padres ya que de cómo se perciban ellos mismos en cuanto a su capacidad, conocimiento y preparación dependerá su capacidad de influencia en la estimulación cognitiva de sus hijos.
Para terminar, hay padres que no cuentan con la capacidad de estimular suficientemente o de manera adecuada las posibilidades evolutivas de sus hijos, por lo que resulta imprescindible articular medidas de intervención educativa compensatoria, donde se les incluya y puedan observar modelos estimulantesde interacción padres-hijos y consigan comprender la concreción de los principios educativos.

CONCLUSIÓN
Puedo reconocer que en el desarrollo cognitivo de los niños se requiere la estimulación de los padres y de la escuela, pero considero que el mayor compromiso recae en los padres ya que de su adecuada intervención dependerá el grado de desarrollo que sus hijos adquieran. Para conseguirlo requeriran hacer uso de diversas estrategias y del manejo adecuado de distintos instrumentos que posibiliten mejores resultados, se necesita una gran pericia para utilizar estas herramientas de manera eficaz y en el momento oportuno, me resulta importante el punto que se refiere a las exigencias que es preciso demandar de los niños pero teniendo en cuenta que los padres han de reforzar con el apoyo necesario que les impulse a avanzar en su desarrollo y me sorprende que en todo cuanto he leído, es decir, que en todo lo que tiene que ver con el desarrollo de los niños sea evolutivo, psicológico y ahora cognitivo, el manejo del afecto y específicamente del establecimiento del apego seguro intervenga de manera positiva.

VIDA FAMILIAR Y REPRESENTACIONES DE LA FAMILIA
El psicólogo evolutivo pretende analizar como el ser humano se transforma en un ser social, que interpreta, comprende predice y, por tanto, actúa en cada contexto social en el que participa.
Construir la realidad social de la familia conlleva un grado importante de complejidad. De manera muy general, abarca un grupo de personas de distinta edad y género, que desempeñan distintas funciones para alcanzar distintas metas sociales.
Es necesario generar un conocimiento social que guíe en la actuación dentro del contexto familiar, para lo cual se han de manejar de manera adecuada las relaciones interpersonales desde el comienzo del desarrollo humano, para intercambiar puntos de vista y tener expectativas sobre las reacciones ante determinadas situaciones.
Sin embargo, ya que el sujeto se desenvuelve en otros contextos, el conocimiento interpersonal, lo extenderá a la sociedad en general, formándose así su conocimiento “societal”.
Distintas teorías tratan de explicar como es que el niño se convierte en sujeto social. El aprendizaje social, pone énfasis en la interiorización de experiencias y relaciones que establece el niño, pero sin otorgarle a éste, capacidad propia de elaboración y organización e la información. Desde esta perspectiva, el niño se somete a un proceso intensivo y temprano de socialización por parte de los adultos. El constructivismo Piagetiano, ve al niño como sujeto activo que elabora la información procedente del mundo exterior, donde esta elaboración estará determinada por el nivel operatorio por el que el niño atraviese. El enfoque cognositivo-social, comparte la visión constructivista, mientras que la perspectiva Viygotskiana resalta que el niño se incorpora desde su nacimiento a escenarios culturales donde se da la interacción que favorece la construcción del conocimiento interpersonal.
A partir de múltiples investigaciones se desprende que tanto los adultos como los niños organizan sus experiencias y su forma de representar cognitivamente el medio familiar afecta a la forma en que comprenden, hacen inferencias y actúan dentro de dicho medio.
La variedad de interpretación está regulada por la capacidad cognitiva de cada informante así como por sus experiencias familiares particulares.
Sin embargo, el modelo tradicional sigue vigente, así la familia se define como una pareja u otro grupo de parientes que cooperan en la vida económica y la crianza y educación de los hijos y que normalmente viven en una residencia en común.
No obstante, la representación de la familia tiene que ver con la experiencia directa del sujeto, por lo que ser miembro de una familia monoparental dará lugar a una concepción de familia menos próxima al estereotipo convencional.
Un contenido que se construye ligado a las primeras experiencias que se reciben dentro del contexto familiar es el de las funciones que desempeñan sus miembros. Conocer cómo se comportan y qué acciones se esperan de las diferentes personas con las que el niño convive, permite anticipar su conducta y saber cómo relacionarse con ellas, con los que el niño adquiere un sentimiento de eficacia para actuar en el medio familiar.
La adquisición de éstos contenidos siguen una secuencia evolutiva: primeramente, los niños pequeños atribuyen funciones a los padres con respecto a las actividades que éstos realizan, más trade, el niño es capaz de comprender la reciprocidad y de que un mismo rol puede ampliarse y dar lugar a uno nuevo, al llegar a la etapa escolar los niños pueden ver a un mismo individuo desempeñando varios roles. De la misma manera, dependiendo de la edad, atribuiran distintas funciones si se trata del padre o si se trata de la madre.
Por lo tanto, a medida que el niño va adquiriendo mayor complejidad cognitiva para interpretar la realidad, va a aludir a nuevas funciones de naturaleza más compleja.
Reflexionando sobre la causa de la concepción conservadora de la representación de la familia, se observa la influencia de valores imperantes en la cultura, que quedan reflejados en otros contextos de influencia para el niño como lo son los amigos, la escuela, la televisión, etc.
Como en otros aspectos, factores como la diversidad familiar o la mujer en el trabajo orillan a conceptualizar de manera más flexible el rol de los padres o simplemente de manera diferente a la convencional. El género del niño también interviene en como se describe la función de los padres incluso el estatus social al que se pertenece.
Por lo tanto, las concepciones de los niños sobre las funciones y características de sus padres constituyen un conocimiento elaborado que depende de la influencia de múltiples factores, tanto personales como de los que se derivan del contexto social en el que se desenvuelven. No obstante, la madurez cognitiva del sujeto parece ser el factor más influyente.
Por su parte, las funciones atribuidas a los hermanos varían de la misma manera que en el caso de los padres agregando que los valores que se transmiten en la familia se verán reflejados en los papeles que se atribuyen a sus miembros.
Se ha de considerar que la concepción de la familia dentro de contextos no convencionales, por una parte, atribuirá una representación diferente, pero sobre todo, hay que tener en cuenta que dicha noción puede relacionarse con el grado de ajuste que presenten los hijos en esa situación familiar y que decir de los niños que se integran a una familia a través de la adopción o quienes viven el maltrato familiar, estas situaciones afectaran la concepción de los niños, por lo que hay que intervenir para cambiar las concepciones erróneas y erradicar la transmisión intergeneracional de patrones no sanos.
Resulta de gran importancia considerar varios aspectos en el momento de orientar a los profesores con el objetivo de propiciar que los niños se sientan libres al hablar de sus familias, acercarles a la diversidad familiar, a que reflexionen con los alumnos que la familia no se define por su estructura sino por la dinámica de las relaciones que se establecen entre sus miembros, pero sobre todo, considerar el estimular el desarrollo cognitivo para una mejor concepción de la familia y de lo que en ella acontece.

Información adicional