LOS HOMBRES QUE ELIGEN A LAS MUJERES QUE AMAN DEMASIADO

Los hombres que eligen a las mujeres que aman demasiado

Ella es la roca en la que me apoyo, 
Es el sol de mis días, 
Y, digan lo que digan de ella, 
Señor, ella me aceptó y me convirtió 
en todo lo que soy-

Ella es mi roca
¿Cómo funcionan las cosas para el hombre involucrado? 
¿Cuál es su experiencia de la atracción que se produce en los primeros momentos en que conoce a una mujer que ama demasiado? ¿Y qué sucede a sus sentimientos mientras la relación continúa, especialmente si él empieza a cambiar y se vuelve más sano o más enfermo?

Algunos de los hombres cuyas entrevistas aparecen a continuación han ganado un grado inusitado de autoconocimiento, además de un considerable discernimiento de los patrones de sus relaciones con las mujeres que han sido sus parejas. Varios de estos hombres que están recuperándose de distintas adicciones tienen el beneficio de años de terapia en Alcohólicos Anónimos o en Drogadictos Anónimos y, por lo tanto, son capaces de identificar la atracción que ejercía sobre ellos la mujer co-alcohólica mientras ellos se hundían o ya estaban atrapados en la telaraña de la adicción. Otros que no han tenido problemas de adicción han participado en tipos más tradicionales de terapia, la cual los ayudó a entender mejor tanto sus relaciones como a ellos mismos.
Si bien los detalles difieren de una historia a otra, siempre está presente la atracción de la mujer fuerte que, de alguna manera, promete compensar lo que falta en él o en su vida.

TOM: cuarenta y ocho años; sobrio desde hace doce años; su padre murió de alcoholismo, al igual que un hermano mayor.
Recuerdo la noche en que conocí a Elaine. Fue en un baile en el club campestre. Los dos teníamos poco más de veinte años, y ambos estábamos acompañados. La bebida ya era un problema para mí. A los veinte años me habían arrestado por conducir en estado de ebriedad y dos años más tarde tuve un grave accidente automovilístico, que ocurrió porque había bebido demasiado. Pero, claro, yo no creía que el alcohol me estuviera haciendo daño. Sólo era un muchacho que sabía divertirse.
Elaine estaba con un conocido mío, que nos presentó. Era muy atractiva y me alegré mucho cuando cambiamos de pareja para un baile. Naturalmente, aquella noche yo había estado bebiendo, entonces me sentía un poco audaz; como quería impresionarla mientras bailábamos, probé unos pasos que eran bastante estrafalarios. Me esforzaba tanto por no parecer brusco que literalmente me llevé por delante a otra pareja y dejé a la mujer sin aliento. Me sentí realmente avergonzado y no pude decir mucho, salvo mascullar una disculpa, pero Elaine salvó la situación. Tomó a la mujer del brazo, se disculpó con ella y con su pareja y los acompañó a sus asientos. Se mostró tan dulce que quizás el marido se haya alegrado de que hubiera pasado todo eso. Luego volvió, muy preocupada por mí también. Otra mujer podría haberse enfadado y no habría vuelto a hablarme. Bueno, después de eso no pensaba dejar que se apartara de mí.
Su padre y yo siempre nos llevamos de maravillas, hasta que él murió. Claro que él también era alcohólico. Y mi madre adoraba a Elaine. Siempre le decía que yo necesitaba alguien como ella para que me cuidara.Durante mucho tiempo Elaine siguió haciendo de pantalla para mí como aquella primera noche. Cuando finalmente buscó ayuda para sí misma y dejó de facilitarme el hecho de seguir bebiendo, le dije que ya no me amaba y me escapé con mi secretaria de veintidós años. Después de eso comencé a decaer muy rápido. Seis meses más tarde asistí a mi primera reunión en A.A., y desde entonces no he vuelto a beber.
Elaine y yo nos reconciliamos un año después de que dejé de beber. Fue muy duro, pero aún teníamos mucho amor. No somos las mismas personas que se casaron hace veinte años, pero ambos nos gustamos mutuamente y a nosotros mismos, más que entonces, y tratamos de ser sinceros el uno con el otro todos los días.
La atracción de Tom hacia Elaine.Lo que ocurrió entre Tom y Elaine es típico de lo que sucede entre un alcohólico y una co-alcohólica al conocerse. El se mete en problemas y ella, en lugar de ofenderse, busca una manera de ayudarlo, de disimular las cosas y hacer que él y los demás se sientan cómodos. Proporciona una sensación de seguridad, que para él es una atracción poderosa puesto que su vida se está volviendo inmanejable.
Cuando Elaine ingresó a las reuniones de familiares de alcohólicos y aprendió a dejar de ayudar a que Tom siguiera enfermo al encubrirlo, el hizo lo que hacen muchos adictos cuando sus parejas comienzan a recuperarse. Se desquitó en la forma más dramática que pudo y, dado que para cada hombre alcohólico hay muchas co-alcohólicas que buscan alguien a quien salvar, no tardó en encontrar una reemplazante de Elaine, otra mujer que estaba dispuesta a continuar la clase de rescate que ahora Elaine se rehusaba a darle. También se enfermó mucho más, hasta el punto en que sus alternativas se redujeron a dos; comenzar a recuperarse o morir. Sólo entonces aceptó cambiar.
En la actualidad la relación está intacta, debido a la participación de ambos en los programas de Anónimos, A.A. para Tom, familiares para Elaine. Allí están aprendiendo, por primera vez en su vida, a relacionarse de manera sana, no manipulativa.

Charles: sesenta y cinco años, ingeniero civil retirado con dos hijos; divorciado, vuelto a casar, y ahora viudo.Hace dos años que murió Helen, y finalmente comienzo a tratar de corregirlo todo. Nunca pensé que consultaría a un terapeuta, no a mi edad. Pero después de su muerte me puse tan furioso que me asusté. No podía dejar de sentir que quería lastimarla. Soñaba que la golpeaba y despertaba gritándole. 
Creí que me estaba volviendo loco. Finalmente reuní el coraje para decírselo a mi médico. El tiene mi edad y es tan conservador como yo, por eso cuando me dijo que me convenía consultar a un profesional me tragué mi orgullo y lo hice. Me puse en contacto con un terapeuta que se especializa en ayudar a la gente a sobreponerse al dolor. Bueno, trabajamos con mi dolor y éste seguía aflorando como ira, entonces finalmente acepté que estaba completamente loco y, con la ayuda del terapeuta, comencé a examinar por qué.
Helen fue mi segunda esposa. Mi primera esposa, Janet, aún vive aquí, en la ciudad, con su nuevo marido. Creo que es gracioso usar la palabra “nuevo”.Todo esto sucedió hace veinticinco años. Conocí a Helen cuando trabajaba para el municipio como ingeniero civil. Ella era secretaria en el departamento de planeamiento y yo solía verla a veces en el trabajo, y tal vez una o dos veces por semana a la hora de almorzar, en una cafetería pequeña del centro de la ciudad. Era una mujer muy bonita, siempre vestía muy bien, y era un poco tímida pero amigable. Sabía que yo le agradaba por la forma en que me miraba y sonreía. Creo que me halagaba un poco el hecho de que me prestara atención. Sabía que era divorciada y tenía dos niños, y me daba un poco de pena que tuviera que criarlos sola. Un día la invité con un café y tuvimos una charla agradable. Dejé en claro que yo estaba casado, pero creo que me quejé demasiado por algunas de las frustraciones de la vida matrimonial. Aún no sé como se las ingenió ese día para transmitir el mensaje de que yo era un hombre demasiado maravilloso para ser infeliz, pero salí de esa cafetería sintiéndome como si midiera tres metros de altura y con ganas de volver a verla, de sentirme como ella me había hecho sentir; apreciado. Tal vez era porque ella no tenía un hombre en su vida y echaba eso de menos, pero después de nuestra charla yo me sentía grande, fuerte y especial.
Aun así, yo no tenía intenciones de comprometerme. Nunca antes había hecho nada así. Había salido del ejército después de la guerra y había sentado cabeza con la esposa que me había estado esperando. Janet y yo no éramos la más feliz de las parejas, pero tampoco la más infeliz. Nunca pensé que la engañaría.
Helen había tenido dos matrimonios y en cada uno había sufrido mucho. Ambos hombres la habían abandonado y ella había tenido un hijo con cada uno. Ahora estaba criando sola a sus hijos, sin ningún apoyo. Lo peor que pudimos hacer fue relacionarnos. Sentía mucha pena por ella, pero sabía que no tenía nada que ofrecerle. En aquella época no se podía obtener un divorcio solamente porque uno lo deseara, y yo no ganaba tanto dinero como para perder todo lo que tenía. Además, tendría que formar una nueva familia y, por tanto, mantener a dos. Además, en realidad yo no quería el divorcio. Ya no estaba loco por mi esposa, pero adoraba a mis hijos y me gustaba lo que teníamos juntos. Sin embargo, todo empezó a cambiar cuando Helen y yo seguimos viéndonos. Ninguno de los dos podía poner fin a aquello. Helen estaba sola y decía que prefería tener un poco de mí a no tener nada, y yo sabía que lo decía en serio. Una vez que empecé mi relación con Helen, no había forma de salir de ella sin que nadie saliera terriblemente lastimado. Muy pronto comencé a sentirme el peor de todos los bribones. Las dos mujeres contaban conmigo y yo estaba decepcionando a ambas. Helen estaba loca por mí. Hacía cualquier cosa para verme. Cuando traté de terminar con ella, la veía en el trabajo y su cara triste y dulce me rompía el corazón. Bueno, más o menos después de un año Janet se enteró de lo nuestro y me dijo que dejara de ver a Helen o me marchara. Traté de parar pero no pude. Además, entre Janet y yo las cosas ya eran muy distintas. Parecía haber menos motivos que nunca para dejar a Helen.
Es una larga historia. Helen y yo tuvimos un romance de nueve años, mientras mi esposa al principio se esforzaba por mantenerme a su lado y luego por castigarme por abandonarla. 
Helen y yo vivimos juntos varias veces durante esos años hasta que Janet finalmente se cansó y accedió al divorcio.Aún odio pensar en lo que eso nos ocasionó a todos. En aquel tiempo, una pareja no podía simplemente convivir. Creo que realmente perdí todo mi orgullo durante esos años. Sentía vergüenza por mí mismo, por mis hijos, por Helen y sus hijos, incluso por Janet, que nunca había hecho nada para merecer todo eso. Finalmente cuando Janet se cansó y nos divorciamos, Helen y yo nos casamos. Pero en cuanto se inició el divorcio hubo algo diferente entre nosotros. En todos esos años, Helen había sido cariñosa y seductor, muy seductora. Claro que a mí me encantaba eso. Todo ese cariño era lo que me mantenía con ella a pesar del dolor de mis hijos, mi esposa, ella y sus hijos…todos nosotros. Ella me hacía sentir el hombre más deseable del mundo. Por supuesto, habíamos peleado antes de casarnos, porque la tensión era tremenda, pero nuestras peleas siempre terminaban haciéndonos el amor y yo me sentía más querido, necesitado y amado que nunca en mi vida. De alguna manera, lo que Helen y yo teníamos juntos parecía tan especial, tan correcto, que el precio que pagábamos casi parecía valer la pena.
Cuando finalmente pudimos estar juntos y mantener la frente alta, Helen se enfrió. Seguía yendo a trabajar hermosa, pero en casa no se ocupaba de su aspecto. A mí no me importaba, pero me daba cuenta. Y el sexo empezó a decaer. Ella ya no se interesaba. Traté de no presionarla, pero me resultaba frustrante. Cuando al fin me sentía menos culpable y más dispuesto a disfrutar realmente estar con ella tanto en casa como afuera, ella se apartaba de mí.
Dos años más tarde teníamos dormitorios separados. Y nuestra relación siguió así, fría y distante, hasta su muerte. Nunca pensé en marcharme. Había pagado un precio muy alto por estar con ella, ¿cómo podía marcharme? Al recordarlo, me doy cuenta de que tal vez Helen haya sufrido más que yo en todos esos años de nuestro romance.
Ella nunca supo con certeza si yo abandonaría a Janet o a ella. 
Lloraba mucho y un par de veces amenazó con suicidarse. 
Odiaba ser “la otra”. Pero a pesar de lo horribles que fueron esos años anteriores a nuestro matrimonio, en ellos nuestra relación fue más afectuosa, excitante y especial que nunca. Después de que nos casamos me sentí un fracaso total, porque por alguna razón, ahora que habíamos dejado atrás  todos los problemas, no podía hacerla feliz.
Con la terapia llegué a entender mucho sobre mí mismo, pero creo que también acepté ver algunas cosas sobre Helen que antes no había querido enfrentar. Ella funcionaba mejor bajo toda la tensión, la presión y el sigilo de nuestra aventura que cuando las cosas llegaron a la normalidad. Por eso nuestro amor murió en cuanto terminó la aventura y comenzó el matrimonio.
Cuando pude ver todo esto con sinceridad comencé a recuperarme de la inmensa furia que había sentido contra ella desde su muerte. Estaba furioso porque el hecho de estar con me había costado mucho: mi matrimonio, en muchos sentidos el amor de mis hijos, y el respeto de mis amigos. Creo que me sentía enfadado.
La atracción de Charles hacia Helen.
Hermosa e incitante cuando se conocieron, Helen pronto proporcionó a Charles felicidad sexual, ciega devoción y un amor que lindaba con la reverencia. La fuerte atracción que experimentó Charles a pesar de tener un matrimonio estable y bastante satisfactorio casi no requiere explicación ni justificación. Simplemente, desde el comienzo y durante todos esos años de su romance, Helen se dedicó de lleno a profundizar el amor que Charles sentía por ella y hacer que la larga lucha de él por deshacerse de su matrimonio fuese soportable e incluso valedera.
Lo que sí merece explicación es el repentino y visible desinterés de Helen por el hombre al cual había esperado y por quien había sufrido tanto tiempo, una vez que él quedó en libertad de compartir una vida con ella. ¿Por qué lo amó tanto mientras estuvo casado y luego, rápidamente se cansó de él cuando ya no lo estaba?
Porque Helen sólo quería lo que en realidad no podía tener. Para tolerar una interacción prolongada con un hombre, persona y sexualmente, necesitaba la garantía de la distancia y la inaccesibilidad que proporcionaba el matrimonio de Charles. 
Sólo en esas condiciones podía entregarse a él. No podía soportar cómodamente una pareja verdadera que, libre de las demoledoras presiones del matrimonio de él, podía desarrollarse y profundizarse sobre una base distinta de su lucha mutua contra el mundo. Helen necesitaba la excitación, la tensión y el dolor emocional de amar a un hombre inaccesible a fin de poder relacionarse. No tenía virtualmente ninguna capacidad para la intimidad, ni siquiera para mucha ternura, al no tener que luchar por ganar a Charles. Una vez que lo ganó, lo desechó.
Sin embargo, a través de esos largos años de espera, ella tenía todo el aspecto de una mujer que ama demasiado. Realmente sufría, languidecía y lloraba por el hombre a quien amaba pero a quien no podía tener de verdad. Lo experimentaba como el centro de su ser, la fuerza más importante de su mundo… hasta que lo tuvo. Entonces la realidad de él como pareja, al no existir más el romance agridulce de su aventura ilícita, ya no elevaba hasta la emoción de la pasión que había disfrutado durante nueve años con ese mismo hombre.
A menudo se observa que cuando dos personas que han estado relacionadas durante años finalmente se comprometen a casarse, la relación pierde algo: pierde la excitación, y el amor desaparece. El hecho de que esto suceda no necesariamente se debe a que han dejado de intentar complacerse. Puede ser porque uno o el otro, o ambos, al hacer ese compromiso, han excedido su capacidad para la intimidad. Una relación sin compromiso permite estar a salvo de una intimidad. Una relación sin compromiso permite estar a salvo e una intimidad más profunda. Con el compromiso, a menudo se produce un repliegue emocional en un esfuerzo dirigido a la autoprotección.
Eso es precisamente lo que ocurrió entre Helen y Chales. 
Charles, por su parte, ignoró todas las señales de la falta de profundidad emocional de Helen debido a que sentía halagado por su atención. Lejos de ser una víctima pasiva de las maquinaciones y manipulaciones de Helen, Charles no quería admitir esa parte de la personalidad de ella incompatible con la visión de sí mismo-una visión que ella había fomentado y él quería creer-según la cual él era inmensamente adorable y sexualmente irresistible. Chales vivía en un mundo de fantasía construido con sumo cuidado con Helen durante muchos años, sin deseos de estropear la ilusión que su ego había llegado a adorar. Gran parte de la ira que sintió ante la muerte de Helen estaba dirigida a sí mismo, lo cual descubrió cuando, tardíamente, admitió su propia negación y el rol que él había jugado en la creación y perpetuación de la fantasía de un amor abrasador, que finalmente dio como resultado el más estéril de los matrimonios.

RUSELL: treinta y dos años; asistente social (recibió un perdón del gobernador), diseña programas comunitarios para delincuentes juveniles.
Los chicos con los que trabajo siempre se impresionan con el tatuaje de mi nombre que tengo en el antebrazo izquierdo. Dice mucho sobre la forma en que yo solía vivir. Me lo hice a los diecisiete años porque estaba seguro de que algún día me encontrarían muerto en alguna calle y nadie sabría quién era yo. Me creía un tipo malísimo.
Viví con mi madre hasta los siete años. Después ella volvió a casarse y yo no me llevaba bien con su nuevo esposo. Me escapaba mucho y, en aquella época, a uno lo encerraban por eso. Primero estuve en el reformatorio, después en hogares de adopción y de vuelta al reformatorio. Pronto llegué al Campamento de Niños y luego a la Autoridad de Menores. 
Mientras crecía estuve varias veces en las cárceles locales y finalmente en prisión. A los veinticinco años ya había estado en todas las clases de instituciones correccionales de que disponía el estado de California, hasta en las cárceles de máxima seguridad.
De más está decir que pasé más tiempo encerrado que afuera en esos años. Pero igualmente me las ingeniaba para vera a Mónica. Una noche en San José, un compinche y yo estábamos paseando en un auto “prestado”. Entramos a un local de hamburguesas para automovilistas y estacionamos al lado de aquellas dos chicas. Nos pusimos a charlar y bromear con ellas, y pronto estábamos en el asiento trasero de su auto.
Bueno, mi compinche era un verdadero mujeriego. Era el más experimentado, así que cuanto estábamos con chicas yo dejaba que hablara él. Él siempre podía ganar el interés de un par de chicas, pero también se quedaba con la mejor porque era astuto y hacía todo el trabajo, y yo me tenía que conformar con la otra. Aquella noche no me pude quejar, porque él eligió a aquella rubiecita sexy que estaba al volante y yo terminé con Mónica. Ella tenía quince años, era muy bonita, toda suave, con ojos muy grandes y realmente interesada. Tenía modales muy dulces, desde el comienzo, y yo parecía importarle mucho.Ahora bien, cuando uno ha estado encerrado aprende que hay mujeres que pensarán que uno es un imbécil y no querrán tener nada que ver con uno. Pero hay otras a las que la sola idea las entusiasma. Las fascina. Te ven como alguien grande y malo y se ponen realmente seductoras, y tratan de domarte. O bien piensan que te han lastimado y sienten pena por ti y tratan de ayudarte. Mónica entraba en la última categoría. 
También era muy agradable. No quiso nada pesado desde el comienzo. Mientras mi compinche lo hacía con su amiga, Mónica y yo dimos un paseo bajo la luna y conversamos. Ella quería saberlo todo sobre mí. Mejoré bastante mi historia para no ahuyentarla, y le hablé de muchas cosas tristes, como lo mucho que me odiaba mi padrastro y algunos de los hogares de adopción de mala muerte donde había estado, donde me daban ropa usada y gastaban el dinero que era para mí en sus propios hijos. Mientras yo hablaba, ella me apretaba la mano con fuerza, me daba palmaditas e incluso sus grandes ojos castaños se llenaron de lágrimas. Bueno, cuando nos despedimos esa noche yo ya estaba enamorado. Mi compinche quería contarme todos los detalles jugosos de lo que había hecho con la rubia y yo ni siquiera quería escucharlo. Mónica me había dado su dirección y su número telefónico y yo iba a llamarla al día siguiente, pero cuando salíamos de la ciudad nos detuvo la policía, que buscaba el auto. Yo sólo podía pensar en Mónica. Estaba seguro de que eso era el fin, porque yo le había dicho que estaba tratando de enderezarme para siempre.
Cuando estaba otra vez en la cárcel decidí arriesgarme y le escribí una carta. Le dije que otra vez estaba encerrado, pero por algo que no había hecho, que los policías me habían arrestado porque tenía prontuario y porque yo no les caía bien. 
Mónica me contestó enseguida y siguió escribiéndome casi todos los días en los siguientes dos años. Lo único que nos decíamos en las cartas era lo enamorados que estábamos, cuánto nos extrañábamos y lo que haríamos juntos cuando yo saliera. Cuando me soltaron, la madre de ella no la dejó verme en Stockton, así que tomé un autobús a San José. Estaba muy entusiasmado por volver a verla, pero también me asustaba mucho la idea. Creo que tenía miedo de que, después de todo, no me aceptara. Por eso, en vez de ir a verla de inmediato busqué a algunos compinches y una cosa llevó a la otra. 
Empezamos a armar las de Caín, y cuando finalmente me llevaron a casa de Mónica habían pasado cuatro días. Yo estaba bastante mal. Había tenido que emborracharme para ganar el coraje de ir a verla, por el miedo que tenía de que me dijera que me esfumara. Su madre estaba trabajando, gracias a Dios, cuando los muchachos me dejaron en la acera de su casa. Mónica salió sonriendo, tan contenta de verme a pesar de que no había oído de mí desde que yo había llegado a la ciudad. Recuerdo que aquel día tuvimos otra de nuestras grandes caminatas en cuanto se me pasó un poco la borrachera. Yo no tenía dinero para llevarla a ninguna parte, y tampoco tenía auto, pero eso nunca pareció importarle.
Durante mucho tiempo, Mónica me vio como alguien que no podía hacer ningún daño. Por varios años estuve en prisión varias veces, y aun así se casó conmigo y me fue leal. Su padre había abandonado a la familia cuando ella era muy pequeña. Su madre había quedado muy resentida por eso y yo no le caía bien. En realidad, fue por eso que Mónica y yo nos casamos. Una vez que me habían arrestado por falsificación de cheques, cuando salí bajo fianza su madre no la dejó verme. Entonces huimos y nos casamos. Mónica tenía dieciocho años. Vivimos en un hotel hasta mi sentencia. Ella tenía un empleo como mesera, pero renunció para poder ir a la corte todos los días durante el juicio. Entonces, por supuesto, fui a prisión y Mónica volvió con su madre. Peleaban tanto que Mónica se marchó y se mudó a la ciudad más cercana a la prisión, donde volvió a trabajar como mesera. Era una ciudad universitaria y yo siempre esperaba que ella volviera a estudiar; realmente le gustaba eso y le iba muy bien. Pero ella decía que no quería, que sólo quería esperarme. Nos escribíamos y ella venía a visitarme siempre que se lo permitían. Hablaba mucho sobre mí con el capellán de la cárcel y siempre le pedía que hablara conmigo y me ayudara, hasta que finalmente le pedí que no lo hiciera más. Yo odiaba hablar con ese tipo. No podía relacionarme.
Aun cuando me visitaba, Mónica seguía escribiéndome, y me enviaba montones de libros y artículos acerca del mejoramiento personal. Constantemente me decía que rezaba porque yo cambiara. Yo quería mantenerme fuera de la cárcel, pero había estado allí tanto tiempo que era lo único que sabía hacer. 
Bueno, finalmente algo pasó en mi interior y me metí en un programa que me ayudaría en el mundo exterior. Mientras estuve adentro estudié, aprendí un oficio, terminé los estudios secundarios y comencé mi educación terciaria. Cuando salí, me las arreglé para no meterme en problemas y continué mi educación hasta graduarme en asistencia social. Pero mientras tanto, perdí a mi esposa. Al principio, cuando luchábamos por salir adelante, nos llevábamos bien, pero cuando las cosas comenzaron a ser más fáciles y empezamos a conseguir lo que siempre habíamos esperado, Mónica se puso más irascible de lo que la había visto en todos esos años y con todos esos problemas. Me abandonó justo cuando debería haber estado más feliz. Ni siquiera sé dónde está ahora. Su madre no quiere decírmelo y finalmente decidí que, si ella no quería estar conmigo, no era cuestión mía buscarla. A veces pienso que para Mónica era más fácil amar una idea de mí que amarme en persona. Estábamos tan enamorados cuando apenas nos veíamos, cuando todo lo que teníamos eran cartas, visitas y el sueño de lo que llegaríamos a tener un día. Cuando empecé a cumplir lo que habíamos soñado, nos separamos. Cuanto más entrábamos en la clase media, menos le gustaba a ella. Creo que ya no podía sentir pena por mí. 
La atracción de Russell hacia Mónica.
No había nada en los antecedentes de Russell que lo preparara para estar emocional ni físicamente presente para otra persona en una relación afectuosa y comprometida. La mayor parte de su vida había buscado activamente una sensación de fuerza y seguridad, ya fuese huyendo o embarcándose en aventuras peligrosas. A través de esas actividades altamente perturbadoras y generadoras de tensión, él buscaba evitar su propia desesperación. Se enfrentaba con el peligro para evitar sentir dolor y desamparo por haber sido abandonado emocionalmente por su madre.
Cuando conoció a Mónica quedó encantado con su aspecto suavemente atractivo y su tierna actitud hacia él. En lugar de rechazarlo por ser "malo", ella reaccionó a sus problemas con sincero interés y profunda compasión. De inmediato le comunicó que estaba dispuesta a ayudarlo, y no tardó mucho en demostrar su perseverancia. Cuando él desapareció, Mónica respondió esperando con paciencia. Parecía tener suficiente amor, estabilidad y resistencia para soportar cualquier cosa que hiciera Russell. Si bien parece que Mónica tenía una gran medida de tolerancia para Russell y su comportamiento, en realidad sucedía lo contrario. Lo que ninguno de los dos jóvenes advertía en forma consciente era que ella podía esperarlo siempre que él no estuviera con ella. En cuanto se separaban, Russell encontraba en Mónica la compañera perfecta, la esposa ideal para un prisionero. De buen grado, ella se pasaba la vida esperando y soñando que él cambiaría y que entonces podrían estar juntos. Las esposas de prisioneros, como Mónica, presentan lo que quizá sea el máximo ejemplo de las mujeres que aman demasiado. Tal vez porque son incapaces de tener ningún grado de intimidad con un hombre, eligen vivir con una fantasía, un sueño de lo mucho que amarán y serán amadas algún día, cuando su pareja cambie y esté disponible para ellas. 
Pero sólo pueden gozar de esa intimidad en la fantasía.Cuando Russell logró lo que era casi imposible y comenzó a enderezarse y a mantenerse fuera de la cárcel, Mónica se alejó. El hecho de tenerlo presente en su vida exigía un nivel de intimidad amenazador; la hacía sentir mucho más incómoda que su ausencia. La realidad cotidiana con Russell tampoco podía competir con la visión idealizada de amor mutuo que ella había mantenido. Hay un dicho entre los convictos de que todos tienen su Cadillac estacionado junto a la acera, esperándolos; eso significa que tienen una visión demasiado idealizada de lo que será la vida para ellos cuando vuelvan a las calles. En la imaginación de las esposas de prisioneros como Mónica, lo que quizás esté estacionado junto a la acera no es el Cadillac que simboliza dinero y poder, sino un carruaje tirado por seis caballos blancos que representan el amor mágicamente romántico. Cómo estas mujeres amarán y serán amadas: ése es su sueño. Al igual que a sus esposos convictos, por lo general les resulta más fácil vivir con el sueño que luchar por cumplirlo en el mundo real.
Lo que es importante entender es que parecía que Russell era incapaz de amar con mucha profundidad, mientras que Mónica, con toda su paciencia y su compasión, parecía hacerlo muy bien. De hecho, ambos eran igualmente deficientes en la capacidad de amar con intimidad. Por eso formaron pareja cuando no podían estar juntos, y cuando sí podían estar juntos su relación tuvo que terminar. Resulta instructivo notar que en este momento Russell no tiene una nueva pareja en su vida; El también sigue luchando con la intimidad.

TYLER: cuarenta y dos años; ejecutivo; divorciado, sin hijos.Yo solía bromear cuando aún estábamos juntos y decir a la gente que la primera vez que vi a Nancy mi corazón latía con tanta fuerza que yo no podía contener el aliento. Era verdad: ella era enfermera y trabajaba para la firma en que estoy empleado, y yo estaba en su consultorio para un examen de rutina de mi sistema respiratorio, por eso mi corazón latía así y mi respiración estaba agitada. Me había enviado mi superior porque había engordado mucho y también porque había tenido unos dolores en el pecho. De hecho, estaba en pésimas condiciones. Mi esposa me había dejado un año y medio atrás por otro hombre, y si bien en casos así los hombres van a los bares por las noches, yo me quedaba en casa, mirando televisión y comiendo.
Siempre me había gustado comer. Mi esposa y yo jugábamos mucho tenis y creo que eso se encargaba de las calorías cuando estábamos juntos, pero cuando ella se fue, jugar al tenis me deprimía. Diablos, todo me deprimía. Aquel día en el consultorio de Nancy supe que había aumentado veintinueve kilos y medio en dieciocho meses. Nunca me había preocupado por pesarme, aunque había pasado por varios talles de ropa. Simplemente no me importaba. 
Al principio Nancy se mostró muy profesional; me dijo lo grave que era ese aumento de peso y lo que tendría que hacer para adelgazar, pero yo me sentía como un viejo y en realidad no quería esforzarme por cambiar.
Creo que simplemente sentía pena por mí mismo. Incluso mi ex, cuando me veía, me reprendía diciendo: "¿Cómo puedes abandonarte así?" Yo tenía cierta esperanza de que ella volviera para salvarme, pero no lo hizo.
Nancy me preguntó si algún acontecimiento había precipitado mi aumento de peso. Cuando le conté sobre el divorcio ella dejó de ser tan profesional y me palmeó la mano con compasión. Recuerdo que me emocionó un poco que hiciera eso, y que fue especial porque hacía mucho tiempo que yo no sentía mucho por nadie. Me aconsejó una dieta, me dio montones de folletos y me dijo que regresara cada dos semanas para que ella pudiera ver cómo me iba. Yo no veía la hora de volver. Las dos semanas pasaron y yo no había hecho la dieta ni había perdido nada de peso, pero sí había ganado la compasión de Nancy. En mi segunda consulta pasamos todo el tiempo hablando sobre la forma en que me había afectado el divorcio. Ella me escuchó y me instó a hacer lo que todos dicen que hay que hacer: asistir a clases, ingresar a un club de salud, hacer un viaje en grupo, desarrollar nuevos intereses. Yo accedí a todo, no hice nada y esperé otras dos semanas para volver a verla. En esa tercera consulta la invité a salir. Yo sabía que estaba muy gordo y mi aspecto dejaba mucho que desear, y en realidad no sé de dónde saqué el coraje, pero lo hice, y ella aceptó. Cuando pasé a buscarla el sábado por la noche ella tenía más folletos, junto con artículos sobre dietas, el corazón, ejercicios y el sufrimiento emocional. Hacía mucho tiempo que no me prestaban tanta atención. Comenzamos a salir y muy pronto tomamos nuestra relación con seriedad. Yo pensaba que Nancy haría desaparecer todo mi dolor. Ella lo intentó mucho, tengo que admitirlo. 
Incluso dejé mi apartamento y me mudé al de ella. Se esforzaba por cocinar alimentos de bajo colesterol y controlaba todo lo que comía. Incluso me preparaba almuerzos para llevar al trabajo. Si bien yo no comía nada parecido a lo que había estado consumiendo todas esas noches, solo frente al televisor, tampoco bajaba de peso. Simplemente me mantenía igual, ni más gordo ni más delgado. En realidad, Nancy se esforzaba mucho más que yo por hacerme perder peso. Ambos actuábamos como si el a proyecto fuera de ella, como si mi mejoría fuera su responsabilidad. De hecho, creo que tengo un metabolismo que requiere ejercicios extenuantes para quemar calorías con eficiencia, y yo no hacía mucho ejercicio. Nancy jugaba al golf y yo jugaba un poco con ella, pero no era mi deporte.
Después de estar juntos unos ocho meses, hice un viaje de negocios a Evanston, mi ciudad natal. Por supuesto, después de dos días allí me encontré con un par de amigos de la escuela secundaria. Yo no quería ver a nadie con el aspecto que tenía, pero esos tipos eran viejos amigos y teníamos mucho que hablar. Se sorprendieron cuando les conté sobre mi divorcio. Mi esposa era de la misma ciudad. Bueno, me convencieron para jugar un set de tenis. Los dos jugaban, y sabían que era mi juego preferido desde la secundaria. Yo pensé que no duraría un solo game y se lo dije, pero insistieron. Me sentí muy bien al volver a jugar. Si bien los kilos de más me hacían más lento y perdí todos los juegos, les dije que volvería al año siguiente para darles una paliza.Cuando llegué a casa Nancy me dijo que había asistido a un estupendo seminario sobre nutrición y quería que yo probara todo lo que había aprendido. Le dije que no, que por un tiempo lo haría a mi modo. Ahora bien, Nancy y yo nunca habíamos peleado. Claro que ella rezongaba mucho por mí y constantemente me decía que me cuidara mejor, pero cuando volví a jugar al tenis comenzamos a discutir. Yo jugaba al mediodía para no ocupar el tiempo que pasábamos juntos, pero nunca volvimos a estar como antes.
Nancy es una muchacha atractiva, unos ocho años menor que yo, y una vez que empecé a estar más en forma pensé que nos llevaríamos mejor que nunca porque ella estaría orgullosa de mí. Dios sabe que me sentía mejor conmigo mismo. Pero las cosas no funcionaron así. Ella se quejaba de que yo ya no era el mismo y finalmente me pidió que me mudara. Para entonces yo pesaba sólo tres kilos más que antes del divorcio. Realmente me costó mucho dejarla. Tenía la esperanza de que a la larga nos casaríamos. Pero cuando adelgacé, ella estaba en lo cierto: las cosas ya no eran iguales entre nosotros.

La atracción de Tyler hacia Nancy.
Tyler era un hombre con necesidades de dependencia bastante pronunciadas, que se vieron exacerbadas por la crisis del divorcio. Su deterioro casi deliberado, calculado para despertar la compasión y la solicitud de su esposa, fracasó con ella pero atrajo a una mujer que amaba demasiado y que hizo que el bienestar de otro fuera su propósito en la vida. El desamparo y el dolor de Tyler y el ansia de ayudar de Nancy fueron la base de su atracción mutua.
Tyler aún estaba dolido por el rechazo de su esposa y sufría profundamente por haberla perdido y por el fin de su matrimonio. En ese estado de desdicha que es común a todos quienes atraviesan la angustia de la separación, no lo atrajo tanto Nancy como persona sino más bien su rol de enfermera y curadora, y el fin del sufrimiento que ella parecía ofrecerle.
Así como él había utilizado grandes cantidades de comida para llenar su vacío y sofocar su sentimiento de pérdida, ahora utilizaba la solicitud de Nancy para obtener una sensación de seguridad emocional y reforzar de su dañada autoestima. Pero la necesidad que Tyler sentía por la atención total de Nancy fue temporaria, una fase pasajera en su proceso de curación. A medida que el tiempo obró su magia, reemplazando la obsesión consigo mismo y la autocompasión por una seguridad más saludable, la sobreprotección de Nancy, que una vez le había resultado reconfortante, ahora lo hastiaba. A diferencia de la exagerada dependencia temporaria de Tyler, la necesidad que sentía Nancy de que la necesitaran no era una fase pasajera, sino más bien un rasgo central de su personalidad y casi su único marco de relación con respecto a los demás. Era "enfermera" tanto en el trabajo como en casa. Si bien Tyler habría sido una pareja bastante dependiente aun después de recuperarse del divorcio, su profunda necesidad de ser atendido no podía igualar la profundidad de la necesidad que tenía Nancy de manejar y controlar la vida de otro. La salud de Tyler, por la cual ella, aparentemente, había trabajado en forma tan incansable, fue en realidad el fin de su relación.

BART: treinta y seis años; alcohólico desde los catorce años, sobrio por dos años.Cuando conocí a Rita, hacía aproximadamente un año que me había divorciado y que hacía vida de soltero. Era una muchacha de piernas largas, ojos oscuros y aspecto de hippie, y al principio pasamos mucho tiempo juntos, drogándonos. Yo todavía tenía mucho dinero, y realmente la pasamos estupendo durante un tiempo. Pero Rita nunca fue realmente hippie. Era demasiado responsable para dejarse ir demasiado. Podía fumar un poco de hierba conmigo, pero de alguna manera sus antecedentes bostonianos nunca desaparecían del todo. Incluso su apartamento estaba ordenado todo el tiempo. Yo tenía la sensación de estar a salvo con ella, como si ella no fuera a dejarme caer mucho. La primera noche que salimos tuvimos una cena estupenda y luego volvimos a su apartamento. Yo me emborraché mucho, y creo que perdí el sentido. Bueno, desperté en el sofá, cubierto con una manta bonita y suave, y tenía la cabeza apoyada sobre una almohada perfumada, y me sentí como si hubiese llegado a casa... a un puerto seguro, ¿me entiende? Rita sabía todo acerca del cuidado a alcohólicos. Su padre, que era bancario, había muerto de esa enfermedad. Bueno, unas semanas después de eso me mudé con ella, y en los dos años siguientes me porté como un brillante comerciante mientras pude, hasta que perdí todo.
Ella había dejado de drogarse después de que estuvimos juntos unos seis meses. Creo que consideró que era mejor que ella se mantuviera en el control de las cosas, ya que yo no lo estaba en absoluto. En medio de todo esto nos casamos. Entonces me asusté de verdad. Ahora tenía otra responsabilidad, y nunca me había ido muy bien con las responsabilidades. Además, en el momento en que nos casamos, yo estaba perdiendo todo económicamente. En mi estado, ya no podía mantener las cosas bajo control, pues bebía todo el día. Rita no sabía que estaba tan mal, porque yo le decía por la mañana que iba a una reunión de negocios y en cambio salía en mi Mercedes y estacionaba junto a la playa para beber. Finalmente, cuando llegué a la quiebra y debía dinero a todo el mundo, no supe qué hacer. 
Salí en un largo viaje, con la intención de matarme en el auto y hacer que pareciera un accidente. Pero ella me siguió, me encontró en un hotelucho y me llevó a casa. Ya no tenía dinero, pero ella me llevó a un hospital para el tratamiento del alcoholismo. Es gracioso, pero yo no se lo agradecí. Durante aproximadamente el primer año de sobriedad estuve furioso; confundido, muy asustado, y totalmente apartado de ella en lo sexual. Aún no sé si podremos solucionarlo, pero las cosas están mejorando un poco con el tiempo. La atracción de Bart hacia Rita. Cuando, en su primera cita, Bart se emborrachó y perdió el sentido, Rita, al asegurarse de que no sufriera, parecía prometerle un respiro en su carrera hacia la autodestrucción. Durante un tiempo parecía que ella podría protegerlo de los estragos de su adicción, que sería capaz de salvarlo con sutileza y dulzura. Aquella actitud aparentemente protectora en realidad sirvió para prolongar el tiempo en que su pareja podría practicar su adicción sin sentir las consecuencias; al protegerlo y reconfortarlo, lo ayudó a permanecer enfermo más tiempo. 
Un adicto que practica su enfermedad no está buscando a nadie que lo ayude a recuperarse; busca a alguien con quien pueda seguir enfermo, pero a salvo. Rita fue perfecta durante un tiempo, hasta que Bart enfermó tanto que ni siquiera ella pudo deshacer lo que él se estaba haciendo. Cuando lo siguió y lo llevó al programa hospitalario para alcohólicos, Bart comenzó a dejar el alcohol y a recuperarse. 
Sin embargo, Rita se había interpuesto entre él y su droga. Ya no cumplía su rol habitual de consolarlo y hacer que todo estuviera bien, y él se resintió por esa aparente traición y también porque ella parecía tan fuerte cuando él se sentía tan débil e indefenso.
Por mal que lo hagamos, todos necesitamos sentir que estamos a cargo de nuestra propia vida. Cuando alguien nos ayuda, a menudo nos resentimos por el poder y la superioridad implícitos de esa persona. Más aun, un hombre a menudo necesita sentirse más fuerte que su pareja para sentirse sexualmente atraído hacia ella. En este caso, la ayuda que Rita proporcionó a Bart al llevarlo al hospital dejó en claro lo enfermo que estaba, y fue así como ese gesto de profundo afecto destruyó, al menos por un tiempo, la atracción sexual de Bart hacia ella.
Además de este aspecto emocional, aquí puede haber también un importante factor fisiológico en juego. Cuando un hombre ha estado ingiriendo alcohol y otras drogas como lo hacía Bart, y luego deja de hacerlo, a veces debe pasar un año o más hasta que la química de su cuerpo se corrija y él pueda responder sexualmente de modo normal. Durante este período de adaptación física es probable que la pareja del enfermo sufra dificultad para entender y aceptar la falta de interés de él y su incapacidad de funcionar sexualmente. 
Lo contrario también puede darse. Se puede desarrollar un impulso sexual excepcionalmente intenso en el adicto recientemente recuperado, quizá debido a un desequilibrio hormonal. O bien, la razón puede ser psicológica. Como dijera un joven que se había abstenido del alcohol y de otras drogas durante unas semanas: "Ahora el sexo es la única manera de excitarme." Por tanto, el sexo puede servir como sustituto de una droga para aliviar la ansiedad que es típica en los comienzos de la sobriedad. La recuperación de la adicción y co-adicción es un proceso extremadamente complejo y delicado para una pareja. Bart y Rita podrían sobrevivir a esa transición, aunque originalmente se unieron porque sus respectivas enfermedades de alcoholismo y co-alcoholismo los atrajeron el uno al otro. Pero para sobrevivir como pareja en ausencia de una adicción activa, deben recorrer caminos separados por algún tiempo y concentrarse cada uno en su propia recuperación. Cada uno debe mirar hacia adentro y abrazar el yo que tanto se esforzaron por evitar amándose y bailando el uno con el otro. 

GREG: treinta y ocho años; limpio y sobrio durante catorce años en Drogadictos Anónimos; ahora casado y con dos hijos, trabaja como asesor de jóvenes drogadictos. Nos conocimos un día en el parque. Ella estaba leyendo un periódico "subterráneo" y yo simplemente daba un paseo. Era un sábado de verano, alrededor del mediodía, hacía mucho calor y todo estaba en calma.
Yo tenía veintidós años y había dejado la universidad en el primer año, pero seguía diciendo que iba a regresar. Lo hacía para que mis padres siguieran enviándome dinero. Ellos no podían desprenderse de su sueño de que yo terminara los estudios e iniciara una profesión, por eso me a mantuvieron durante mucho tiempo. 
Alana era bastante gorda; tendría unos veinte kilos de más, lo cual significaba que no era una amenaza para mí. Como no era perfecta, no me importaría que me rechazara. Inicié una conversación con ella sobre lo que estaba leyendo, y fue fácil desde el comienzo. Ella reía mucho, y eso me hacía sentir que yo era un tipo encantador. Me habló de Mississippi y de Alabama, y de marchas con Martin Luther King, y de cómo había sido eso, trabajando con toda esa gente para cambiar las cosas. Yo nunca me había comprometido con nada que no fuera pasarlo bien. Mi lema era pasarlo bien y seguir adelante, y me resultaba mucho más fácil pasarlo bien que seguir adelante. Alana era muy intensa. Dijo que le encantaba estar de vuelta en California, pero que a veces sentía que no tenía derecho a estar tan cómoda cuando otras personas estaban sufriendo.
Ese día estuvimos sentados en el parque dos o tres horas, simplemente conversando, contándonos más y más sobre quiénes éramos. Después de un rato volvimos a la casa que yo compartía, para drogarnos, pero cuando llegamos ella tenía hambre. Se puso a comer y a limpiar la cocina, mientras yo me drogaba en la sala. Había música y recuerdo que ella salió con un frasco de manteca de maní, galletas y un cuchillo, y se sentó muy cerca de mí. No dejábamos de reír. Creo que en ese momento ambos nos dejamos ver como adictos, con más claridad que nunca después de ese día. Entonces no había excusas, sólo conductas. Y ambos estábamos haciendo exactamente lo que queríamos, y además habíamos encontrado a alguien que no nos reprendería por ello. Sin decir una palabra, sabíamos que estaríamos bien juntos.
Después de eso tuvimos muchos buenos momentos, pero no creo que haya habido otro momento en que todo fuera tan fácil, en que ambos estuviéramos tan libres de defensas. Los adictos son gente bastante defensiva. Recuerdo que solíamos pelear mucho sobre si yo podía hacerle el amor sin estar drogado. Ella estaba segura de que era repulsiva por su gordura. Cuando yo me drogaba antes de hacer el amor ella pensaba que tenía que hacerlo para poder soportarla. En realidad, tenía que drogarme para hacer el amor con cualquiera. Los dos teníamos una autoestima bastante escasa. Me resultaba fácil esconderme detrás de su adicción porque su figura demostraba que había un problema. Mi falta de motivación y el hecho de que mi vida no iba a ningún lugar eran menos obvios que aquellos veinte kilos que ella arrastraba consigo. Entonces estábamos allí, peleando por si yo podía realmente amarla a pesar de su figura. Me hacía decir que lo que importaba era quién era ella por adentro, no su aspecto, y entonces quedábamos en paz por un tiempo.
Ella decía que comía porque era muy infeliz. Yo decía que me drogaba porque no podía hacerla feliz. En aquella forma realmente enferma éramos complementos perfectos. Cada uno tenía una excusa para lo que estaba haciendo. Sin embargo, la mayor parte del tiempo fingíamos que no había verdaderos problemas. Después de todo, hay mucha gente gorda y mucha gente que se droga. Entonces simplemente ignorábamos toda la cuestión.
Entonces me arrestaron por posesión de drogas peligrosas. Pasé diez días en la cárcel y mis padres me consiguieron un estupendo abogado que me llevó al asesoramiento para adictos como alternativa a un tiempo más prolongado en la cárcel. Mientras estuve encerrado esos diez días Alana se mudó. 
Estaba furioso. Sentía que me había abandonado. De hecho, peleábamos cada vez más. Al recordarlo me doy cuenta de que era cada vez más difícil vivir conmigo. La paranoia que se desarrolla en las personas que toman drogas durante cualquier lapso había comenzado a afectarme. Además, casi todo el tiempo estaba drogado o con ganas de drogarme. Alana había estado tomándolo todo en forma personal; pensaba que si tan sólo ella fuera diferente yo querría estar más tiempo con ella en lugar de estar drogado cada minuto. Pensaba que la estaba eludiendo. ¡Qué diablos, me estaba eludiendo a mí mismo!
El caso es que ella desapareció durante unos diez meses; otra manifestación, creo. El consejero a quien consulté insistió en que fuera a las reuniones de Drogadictos Anónimos. Como era eso o la cárcel, fui. Allí vi a algunas personas que había conocido en la calle y después de un tiempo comencé a sospechar que quizá yo tuviera un problema de drogas. Aquella gente continuaba con su vida y yo seguía drogándome a diario, todo el día. Entonces dejé de mentir en las reuniones y pedí ayuda a un tipo a quien tenía en muy buen concepto. El se convirtió en mi patrocinador en D. A., y yo lo llamaba dos veces por día, mañana y noche. Eso significaba cambiar todo lo que yo hacía: amigos, fiestas, todo, pero lo hice. El asesoramiento también me ayudó, porque aquel consejero sabía todo lo que iba a pasarme antes que yo, y me lo advertía. De todos modos, dio resultado, y pude mantenerme lejos de las drogas y del alcohol.
Alana regresó cuando hacía cuatro meses que yo estaba limpio y sobrio en D. A., y enseguida volvimos a lo mismo de antes. Teníamos un juego que jugábamos juntos. El consejero lo llamaba "connivencia". Era nuestra forma de utilizamos el uno al otro para sentirnos bien o mal con nosotros mismos y, por supuesto, para practicar nuestras adicciones. Yo sabía que si volvía a involucrarme en todo ese tipo de conductas con ella, volvería a drogarme. Ahora ni siquiera somos amigos. Simplemente lo nuestro no daba resultado si no podíamos estar enfermos juntos.

La atracción de Greg hacia Alana.
Greg y Alana compartieron un vínculo poderoso desde el comienzo. Cada uno de ellos tenía una adicción que gobernaba su vida, y desde el día en que se conocieron se concentraron en la adicción del otro para disminuir, en comparación, la importancia y el poder de la propia. Luego, a lo largo de su relación, en forma sutil o no tan sutil, intercambiaron el permiso de permanecer enfermos, aun mientras desaprobaban la condición del otro. Este es un patrón sumamente común en las parejas adictivas, sean adictos a la misma sustancia o no. 
Utilizan la conducta y los problemas mutuos para evitar enfrentar la seriedad de su propio deterioro, y cuanto mayor es ese deterioro, más necesitan a esa pareja para obtener una distracción, para estar más enfermos, más obsesionados, menos en control.
Junto con esta dinámica, Alana daba a Greg la impresión de ser compasiva, de estar dispuesta a sufrir por algo en lo que creía. Eso siempre constituye una atracción magnética para una persona adictiva, porque la voluntad de sufrir es requisito previo para una relación con un adicto. Garantiza que el adicto no será abandonado cuando las cosas, inevitablemente, comiencen a empeorar. Después de largos meses de amargas peleas, fue solamente cuando Greg estuvo ausente, cumpliendo su sentencia en la cárcel, que Alana encontró fuerzas para dejarlo, aun en forma temporaria. Inevitablemente regresó, lista para volver a empezar donde habían quedado, como dos adictos practicantes.
Greg y Alana sólo sabían estar enfermos juntos. Con la adicción de Alana aún fuera de control, ella sólo podía sentirse fuerte y sana si Greg se mantenía drogado, tal como él podía sentir que su uso de las drogas estaba bajo control en comparación con los festines y el exceso de peso de Alana. La recuperación de Greg hizo que la falta de recuperación de Alana fuera demasiado obvia para que pudieran sentirse cómodos. Ella habría tenido que sabotear la sobriedad de Greg para que volvieran a un statu quo viable.

ERIK: cuarenta y dos años; divorciado y vuelto a casar.
Hacía un año y medio que estaba divorciado cuando conocí a Sue. Un instructor de la universidad donde trabajo como entrenador de fútbol me había convencido de que asistiera a una fiesta que daba para inaugurar su nueva casa, así que allí estaba yo, un domingo por la tarde, sentado solo en el dormitorio principal mirando un partido mientras todos los demás estaban en la sala disfrutando de la fiesta.Sue entró a dejar su abrigo y nos saludamos. Salió y ni media hora después volvió para ver si yo seguía allí. Bromeó un poco acerca de que yo estaba escondido allí solo con el televisor, y durante los avisos comerciales conversamos un poco. Bueno, volvió a irse y regresó con un plato de todo lo bueno que estaban sirviendo en la fiesta. Entonces la miré realmente por primera vez y noté lo bonita lo que era. Cuando terminó el partido me reuní con los demás, pero ella ya se había marchado. Averigüé que trabajaba parte del tiempo como instructora en el departamento de inglés, entonces el lunes pasé por su oficina y le pedí que me permitiera retribuirle la comida que me había llevado.
Aceptó, con la condición de que fuéramos a algún sitio donde no hubiera televisión, y ambos reímos. Pero en realidad no era una broma. No sería exagerado decir que, cuando conocí a Sue, el deporte era mi vida entera. Eso es lo que tienen los deportes. Si uno quiere, puede dedicarles toda su atención y no tener más tiempo para otra cosa. Yo corría todos los días. Me entrenaba para las maratones, entrenaba a mis jugadores y viajaba con ellos a los partidos, seguía los deportes en televisión, me ejercitaba. Pero también me sentía solo, y Sue era muy atractiva. 
Desde el comienzo me prestó mucha atención cuando yo la necesitaba, y no interfirió con lo que yo quería o necesitaba a hacer. Ella tenía un hijo, Tim, de seis años que me caía bien. Su ex esposo vivía en otro estado y rara vez veía al niño, de modo que fue fácil hacerme amigo de Tim. Yo notaba que Tim quería tener un hombre cerca.
Sue y yo nos casamos un año después de conocernos, pero pronto las cosas comenzaron a andar mal. Ella se quejaba de que nunca les prestaba atención a ella ni a Tim, que siempre estaba fuera de casa y que lo único que me importaba era mirar los deportes por televisión. Yo me quejaba de que lo único que ella hacía era fastidiarme y que desde el día en que me conoció sabía cómo era yo. Si no le gustaba, ¿qué estaba haciendo allí? Gran parte del tiempo estaba enojado con Sue, pero por alguna razón no podía enojarme también con Tim, y sabía que la forma en que ella y yo peleábamos lo lastimaba. Si bien en aquel tiempo yo nunca lo admitía, Sue estaba en lo cierto. Estaba eludiéndolos a ella y a Tim. Los deportes me daban algo que hacer, algo de qué hablar y en qué pensar y eran un tema inofensivo y cómodo. Yo había crecido en una familia donde el único tema que se podía tratar con mi padre era el deporte; era la única forma de obtener su atención. Eso era casi lo único que yo sabía acerca de ser hombre. Bueno, Sue y yo estábamos casi a punto de separarnos; peleábamos mucho. Cuanto más me presionaba ella, más la eludía y me refugiaba en mis carreras, en los juegos de pelota o en lo que fuese. Un domingo por la tarde estaba mirando un partido muy importante cuando sonó el teléfono. Sue había salido con Tim, y recuerdo lo molesto que me sentí por la interrupción, por tener que levantarme y dejar el televisor. La llamada era de mi hermano, para decirme que mi padre había sufrido un ataque cardíaco y que había muerto. 
Fui al funeral sin Sue. Estábamos peleando tanto que quise ir solo, y me alegro de que así fuera. Regresar allí me cambió la vida. Allí estaba yo, en el funeral de mi padre, sin haber podido jamás hablar con él y al borde de mi segundo divorcio porque tampoco sabía relacionarme con mi esposa. Sentí que estaba perdiendo mucho, y no podía entender por qué todo eso me estaba pasando a mí. Yo era un buen tipo, trabajaba mucho y nunca hacía daño a nadie. Sentí pena por mí y me sentí totalmente solo. Volví del funeral con mi hermano menor. El no podía dejar de llorar. No dejaba de hablar de lo tarde que era ya, de que nunca estaría cerca de nuestro padre. Después, en la casa, todos hablaban de papá, como siempre después de un funeral, y hacían bromas sobre él y los deportes, cuánto le habían gustado y cómo siempre los miraba. Mi cuñado, tratando de ser gracioso, dijo: "¿Saben? Es la primera vez que vengo a esta casa y el televisor no está encendido ni él mirando un juego." Miré a mi hermano y se puso a llorar otra vez, no con tristeza sino con amargura. De pronto vi lo que mi padre había hecho toda su vida y lo que yo también estaba haciendo. Igual que él, yo no dejaba que nadie se acercara a mí, que me conociera, que hablara conmigo. El televisor era mi armadura. Seguí a mi hermano afuera y fuimos juntos en automóvil hasta el lago. Estuvimos sentados allí mucho tiempo. Mientras lo escuchaba hablar de todo el tiempo que había estado esperando que papá le prestara atención, empecé a verme de verdad por primera vez, y me di cuenta de lo mucho que había llegado a parecerme a mi padre. Pensé en mi hijastro, Tim, que siempre estaba esperando como un cachorrito triste un poco de mi tiempo y mi atención, y en cómo yo me había mantenido demasiado ocupado para él y su madre.
En el avión, de regreso a casa, estuve pensando en lo que quería que dijera la gente sobre mí cuando yo muriera, y eso me ayudó a ver lo que tenía que hacer. De vuelta en casa con Sue, hablé con sinceridad, tal vez por primera vez en toda mi vida. Lloramos juntos y llamamos a Tim para que estuviera con nosotros, y él también lloró.Después de eso, todo fue maravilloso por un tiempo.
Hacíamos cosas juntos, salíamos a pasear en bicicleta e íbamos de picnic con Tim. Salíamos y recibíamos a nuestros amigos. Me costaba alejarme de toda la cuestión deportiva, pero tuve que dejarla casi por completo para poder ver todo en perspectiva. Realmente deseaba estar cerca de la gente a quien quería, no morir y dejar en la gente sentimientos como los que había dejado mi padre. Pero resultó ser más difícil para Sue que para mí. Cuando pasaron un par de meses, me dijo que pensaba tomar un empleo de tiempo parcial los fines de semana. Yo no podía creerlo. Ese era el tiempo que teníamos para estar juntos. Ahora todo se revertía: ¡ella estaba escapando de mí! Ambos llegamos a un acuerdo de buscar ayuda. En el asesoramiento Sue admitió que todo nuestro compañerismo de los últimos tiempos la había vuelto loca, que sentía que no sabía hacerlo, que no sabía estar conmigo. Los dos hablamos de lo difícil que es estar realmente con otra persona. Si bien me había fastidiado con mi antiguo comportamiento, ahora se sentía incómoda cuando le prestaba atención. No estaba acostumbrada a eso. En todo caso, su familia había sido peor que la mía en cuestiones de atención y afecto. Su padre, capitán de un barco, nunca estaba en casa, y a su madre le agradaba eso. Sue había crecido sola, siempre con deseos de estar con alguien, pero, al igual que yo, no sabía cómo hacerlo.
Permanecimos un tiempo en asesoramiento, y por sugerencia del terapeuta ingresamos a la Asociación de Padrastros y Hermanastros. A medida que Tim y yo estábamos cada vez más unidos, a Sue le costaba dejar que yo lo disciplinara. Se sentía excluida y como si estuviera perdiendo el control sobre él. Pero yo sabía que tenía que establecer mis propios límites con Tim para que él y yo realmente pudiéramos tener una relación. 
El hecho de estar en esa asociación me ayudó más que cualquier otra cosa. Tenían reuniones grupales para familias como la nuestra. Para mí fue estupendo escuchar a otros hombres que luchaban con sus sentimientos. Me ayudó a hablar de los míos con Sue. Aún estamos hablando y seguimos juntos, aprendiendo a estar unidos y a confiar el uno en el otro. Ninguno de los dos lo hace tan bien como quisiera, pero no dejamos de practicar. Es un juego muy nuevo para los dos.

La atracción de Erik hacia Sue.
Erik, solo en su aislamiento impuesto por él mismo, anhelaba que lo amaran y se preocuparan por él sin tener que arriesgarse a la intimidad. Cuando Sue se acercó a él el día en que se conocieron, señalando en forma tácita su aceptación del medio principal de Erik para evitar a la gente, su obsesión con los deportes, Erik se preguntó si no habría encontrado realmente a su mujer ideal; alguien que lo quisiera y, al mismo tiempo, lo dejara en paz. Si bien Sue se quejó con sutileza por su falta de atención al sugerir que en su primera cita no hubiese televisión, él siguió suponiendo que ella tenía un alto grado de tolerancia para la distancia. De no ser así, ella lo habría evitado desde el comienzo.
En realidad, la evidente falta de experiencia social de Erik y su incapacidad de relacionarse emocionalmente fueron elementos atractivos para Sue. Su torpeza hacía que lo estimara y, al mismo tiempo, le aseguraba que él no podría buscar otras personas, inclusive otras mujeres, y eso era importante. Sue, al igual que tantas otras mujeres que aman demasiado, sentía un profundo temor al abandono. Era mejor estar con alguien que no satisfacía del todo sus necesidades pero a quien no perdería, que estar con alguien más cariñoso y a quien ella pudiera amar más, que podría dejarla por otra persona. Además, el aislamiento social de Erik le proporcionaba algo que hacer: tender un puente sobre el abismo que se extendía entre él y las demás personas. Ella podía interpretarlo, a él y a su idiosincrasia, para el resto del mundo, y atribuir a la timidez más que a la indiferencia su retiro del contacto social. En otras palabras, él la necesitaba.
Sue, por otra parte, se exponía a una situación que sería una réplica de todos los peores aspectos de su niñez: la soledad, la espera por amor y atención, el profundo desencanto y, finalmente, la furiosa desesperación. Al tratar de obligar a Erik a cambiar, su conducta no hizo más que confirmar los temores que sentía Erik de las relaciones e hizo que él se apartara más aun.
Pero Erik cambió en forma drástica, debido a una serie de acontecimientos profundamente conmovedores en su vida. Se volvió dispuesto a enfrentar a su dragón, el miedo a la intimidad, a fin de evitar convertirse en otra versión de su padre frío e intratable. El hecho de que se identificara tanto con el pequeño y solitario Tim fue un factor importante en su compromiso de cambiar. Pero ese cambio en él impuso un cambio en cada miembro de la familia. Sue, catapultada de ser ignorada y evitada a ser buscada y cortejada, se vio obligada a enfrentar su propia incomodidad con el hecho real de recibir la atención afectuosa que anhelaba. Para Sue y Erik habría sido fácil detenerse en ese punto, con la situación invertida y el perseguidor perseguido, quien antes evitaba ahora era evitado. Simplemente podrían haber intercambiado sus roles, mantenido sus distancias y su nivel de comodidad. Pero tuvieron el coraje de mirar en mayor profundidad, y luego de intentar, con la ayuda de la terapia y el apoyo de un grupo comprensivo y empático, arriesgarse a unirse realmente como pareja y, con Tim, como familia.
No hay forma de exagerar la importancia de los encuentros iniciales para todos nosotros. Como terapeuta, el impacto que me produce un nuevo paciente me proporciona parte de la información más importante que recibiré de esa persona. A través de lo que se dice y de lo que queda sin decirse, y de todo lo que revela el aspecto físico -postura, aseo, expresión facial, modales y gestos, tono de voz, contacto visual o su falta, actitud y estilo-recibo una abundancia de información sobre la forma en que ese paciente opera en el mundo, en particular bajo tensión. Todo contribuye a obtener una impresión fuerte e innegablemente subjetiva, que me proporciona una sensación intuitiva de cómo será trabajar con esa persona en la relación terapéutica.
Mientras que yo, como terapeuta, trato de evaluar en forma muy consciente el enfoque de vida de mi paciente, cuando se conocen dos personas se produce un proceso muy similar, aunque menos deliberado y consciente. Cada uno trata de responder algunas preguntas acerca del otro, sobre la base de la cantidad de información que se telegrafía automáticamente durante esos primeros instantes juntos. Las preguntas que se formulan en silencio son, por lo general, muy simples: ¿Eres alguien con quien tengo algo en común? ¿Puedo beneficiarme de alguna manera al cultivar una amistad contigo? ¿Es divertido estar contigo? 
Pero a menudo se formulan otras preguntas, que dependen de quiénes sean esas personas y de lo que deseen. Para todas las mujeres que aman demasiado, hay preguntas más fuertes detrás de las obvias, racionales y prácticas, preguntas que todas nos esforzamos por responder porque provienen de lo profundo de nuestro interior.

"¿Me necesitas?", pregunta en secreto la mujer que ama demasiado.

"¿Me cuidarás y solucionarás mis problemas?", es la muda interrogación que subyace a las palabras del hombre que la elegiría como pareja.

 

Información adicional